miércoles, 7 de febrero de 2018

Disparadores creativos






A la hora de estimular nuestra imaginación y encontrar temas sobre los que escribir podemos utilizar varios recursos. Muchas veces creemos tener una gran idea pero no hallamos la forma de transmitirla, nos falta, como comúnmente se dice, coger el hilo. No sabemos cómo empezar nuestra historia, cómo continuar su desarrollo, o bien cómo finalizarla. Otras veces ni siquiera tenemos una idea definida, es entonces cuando podemos echar mano de los llamados Disparadores Creativos.

Un Disparador Creativo actúa como el resorte que nos impulsa a escribir una historia. Dentro de esta categoría tenemos algunos ejemplos:

--Podemos tomar una frase al azar, bien tomándola prestada de un libro, de un anuncio, una conversación fortuita que escuchemos y comenzar nuestro texto a partir de esa frase.

--Como reto para nuestra historia incluimos cuatro palabras, por ejemplo: jardín, cartera, mendigo, luna, y tratamos de escribir un relato o un microrrelato que las contenga.

--Intertextualidad: Tomamos uno o dos microrrelatos famosos e intentamos cruzarlos en nuestro propio micro dándole otro sentido, una vuelta de tuerca diferente, lo bastante innovadora como para sorprender al lector y, al mismo tiempo, que la referencia que tomemos del texto se advierta.

--Nos inspiramos en alguno de los cinco sentidos: Puede ser el del olfato, con un olor determinado que nos sirva de base en nuestra historia, o bien a través de la audición, buscando un tema musical para inspirarnos, un ruido de fondo determinado (como el de la lluvia, el repiqueteo de unos tacones, etc...) también el tacto, gusto o la vista, describiendo algo que estamos mirando.

--Nos inspiramos en cualquiera de las artes: escultura, pintura, incluso en el séptimo arte, elaborando un texto basado en alguna película o fragmento de esta.

--Tomamos prestada una imagen o fotografía y adaptamos nuestro texto a lo que esta representa.

--A partir de un cuento o microrrelato conocido elaboramos un final alternativo, o bien cambiamos de rol a los personajes, haciendo que la historia sea completamente diferente.

--Otro disparador creativo que podemos utilizar es el de continuar un cuento clásico incorporando nuevos personajes.

--También podemos observar lo que sucede a nuestro alrededor. Elaborar, por ejemplo, un microrrelato partiendo de una noticia o suceso que escuchemos en los informativos, haciendo nuestra propia versión.

--Otra forma de incursionar en el género del microcuento consiste en tomar un determinado tema: geografía, cocina, deportes, mitología,y usarlo de manera diferente. Por ejemplo, elaborar un microrrelato basado en una lista de la compra pero dándole un sentido completamente distinto.

Y estos son algunos de los ejemplos de disparadores creativos que pueden ayudarnos a la hora de estimular nuestra imaginación. ¿Y tú? ¿Nos cuentas los tuyos?




domingo, 24 de septiembre de 2017

Ejercicios para entrenar la imaginación

No está de más el ejercitar la mente con algunos ejercicios, entre escritura y escritura. Estos ejercicios nos mantendrán en forma y, a la vez, estimularán nuestra imaginación.

-Un buen ejercicio puede ser La tormenta de ideas que, como su nombre indica consiste en anotar las ideas que se nos ocurran a bote pronto, sin pararnos a pensar hasta que tengamos un buen número de ellas. No olvidéis que unas ideas pueden dar lugar a otras, en un bucle que va abriendo más posibilidades. Una vez hayáis estirado esta fase, tocará analizar las ideas anotadas, desechar las que os parezcan más inverosímiles y reservar las otras. Dentro de esta segunda fase, podemos clasificar las ideas según lo factibles que nos resultan y dejar las utópicas par otro momento.

-Observación No olvidéis tampoco que un buen escritor es también un buen observador. No estaría de más que llevaseis una libreta siempre a mano para tomar ideas o, en caso de no tenerla, crear una nota en el teléfono móvil en cuanto una idea o algo que veáis, una anécdota de la calle, un letrero, un título, os llame la atención. Lo importante es desarrollar ese sentido de alerta literaria.

-Otra forma de calentar motores son los ejercicios de escritura. El hecho de jugar con las palabras, a modo de sudoku mental, hace que aumente nuestra concentración. Al respecto, hay muchas y variadas formas de ejercitarse, como:
  1. Juegos de palabras o palabras encadenadas: Elaborar una lista de forma que cada palabra comience con la sílaba de la palabra anterior.
  2. Escribir nombres de personas con determinada letra (se puede primero comenzar por la inicial o que lleve esa misma letra intercalada)
  3. Escribir oficios que se recuerden en un tiempo record (por ejemplo tres minutos)
  4. Otras muchas técnicas que pueden ayudarnos como, por ejemplo, jugar a hacer crucigramas con las palabras, hacer anagramas: formar distintas palabras con las mismas letras
  5. Juega a elaborar palíndromos: palabras que pueden leerse en los dos sentidos a la vez sin cambiar el significado (por ej: reconocer) o cambiándolo.
  6. Buscar sinónimos o antónimos o jugar a elaborar aliteraciones o mensajes ocultos en versos (por ejemplo, leyendo la primera palabra de cada uno, en sentido vertical.

-Otro ejercicio para incentivar la imaginación consiste en abrir un diccionario al azar y escoger una o varias palabras como disparadores para comenzar a escribir un texto corto.

-Hay muchos más ejercicios para aumentar la creatividad, pero en esta entrada he escogido solo unos cuántos, en próximas entradas trataré los Disparadores creativos.

domingo, 23 de julio de 2017

Escribir novela

En esta sección recopilaremos técnicas y recursos para afrontar el reto de escribir una novela.

Antes de comenzar os recomiendo echar un vistazo al tutorial que nos ofrece al respecto el taller literario online Literautas.


Como escribir una novela paso a paso


DIEZ PROPUESTAS DE ESCRITURA CREATIVA (DEL BLOG LA MUSA Y EL ESPÍRITU)

Recojo aquí una entrada del blog literario La musa y el espíritu que aúna diferentes propuestas creativas para elaborar un texto.  Os dejo el enlace a su blog, pinchando en él podréis visitar la entrada y ver los ejemplos prácticos.

http://lamusayelespiritu.blogspot.com.es/2013/01/10-actividades-de-escritura-creativa.html

1. Final alternativo: Se trata de darle un final distinto al propuesto por el autor. Esto ya lo propone Gianni Rodari en su libro Gramática de la fantasía además de otras muchas actividades de escritura creativa para realizar con niños y mayores. Yo os propongo Continuidad de los parques de Julio Cortázar. Intentad continuar al relato de este gran autor. Seguro que se os da genial. 

2. Los objetos hablan: Elegid un objeto e intentad dadle vida. Hacedle protagonista de vuestro relato. Por ejemplo, podéis usar un tocadiscos, una pelota o incluso un vaso de agua.

3. Caligrama: Buscad un poema que os guste y transformarlo en un objeto. También podéis inventar vosotros vuestro propio poema.

4. Prosa-poesía: Cogemos un poema y lo intentamos transformar a prosa, no hace falta que sea con las mismas palabras pero sí que diga lo mismo. Y viceversa, podemos coger un pequeño relato y transformalo en poesía, ¡con su rima y todo!

5. Acaba el poema. Al igual que la actividad del final alternativo pero esta vez con un poema. Yo os voy a proponer uno que me propusieron a mí en clase. Intentad acabadlo. Fijaos bien como es la rima y no hay límite de extensión. Es muy facilito, animaos.

6. Cadáveres exquisitos: Se escribe en un papel una o dos frases y se dobla para que los siguientes autores no vean una de ellas o las dos. Ellos tienen que escribir también una frase y volver a doblar el papel. Así sucesivamente. Al final, el papel se desdobla y se lee la creación conjunta. Esta técnica la usaron los surrealistas de principios del siglo XX.

7.  Cambiamos el poema. Cogemos un poema que nos guste y tenemos que cambiar algunos de los nombres y adjetivos e incluso algunos verbos por otros, dándole así un sentido nuevo al poema.

8. El microrrelato. ¿cómo empezamos un microrrelato? ¿como será de largo? Estas cosas no nos deberían preocupar. Vamos a escribir ahora un microrrelato o tal vez será un relato sino puedes parar de escribir.
Para ello vamos a coger un libro de la estantería y lo vamos a abrir por una página al azar y vamos a escoger una frase que será el comienzo de nuestro microrrelato. No olvideis que el microrrelato son unas pocas palabras que condensan una historia entera con introducción, nudo y desenlace.

9. Transformamos a teatro. Esto es ya para los más avanzados en la materia. Coge un cuento, un relato o incluso una historia larga que te guste e intenta transformala al género dramático. Incluso puedes escribir tu propia obra e interpretarla con títeres o con tus amigos.

10. Binomio fantástico. Es otra de las técnicas creadas por Rodari. Consiste en coger dos palabras que no tienen nada que ver entre sí y unirlas en una frase, en un poema o incluso en un pequeño relato. Encontraréis mucha más información sobre esta técnica en: http://www.rmm.cl/index_sub3.php?id_contenido=18630&id_seccion=10695&id_portal=1924


viernes, 31 de marzo de 2017

Pulsión literaria



"Escribir es una pulsión que necesito expresar"

     Bernardo Beccar Varela

(M.Honor del premio Clarín de novela)


Pulsión del francés pulsion, que a su vez proviene del latín pulsio y pulsum, derivados del verbo pulsāre: pujar, impeler. Es una palabra con distintas acepciones según el contexto en el que se halle.

En psicoanálisis el término pulsión designa un impulso psíquico del ser humano que tiene su origen en una excitación interna que se manifiesta corporalmente como un estado de tensión que no cede hasta ser expresado o canalizado.

Las relaciones entre psicoanálisis y literatura se evidencian en algunos mitos como el de Edipo o el de Narciso de los que a menudo ha bebido la psicología y sin olvidar la tarea de caracterización psicológica implícita tanto en la narrativa escrita como en la tradición oral.  Es el caso del legendario libro de Antoine De Saint-Exupéry El principito o el de Richard Bach Juan Salvador Gaviota, por citar alguno.

La necesidad de escribir es algo que forma parte del ser humano, manifestada primitivamente como la necesidad de contar, bien sea plasmando gráficamente dibujos o como tradición oral,  pasando por las antiguas crónicas y la escritura terapéutica hasta llegar a la creatividad literaria en todas sus acepciones, todas apelan a esta necesidad de dar nombre a través de la escritura a los instintos y emociones humanas, porque eso mismo viene a significar en literatura la palabra Pulsión: instinto, necesidad perentoria de escribir, de contar.

Y tú



Pulsión Literaria

Disparadores creativos

A la hora de estimular nuestra imaginación y encontrar temas sobre los que escribir podemos utilizar varios recursos. Muchas veces c...